Amoxicilina

La amoxicilina pertenece al grupo de antibióticos beta-lactámicos, penicilinas. Son del grupo J01C (penicilinas de alto espectro).

Qué hace

Es un antibiótico beta-lactámico de amplio espectro. Actúa sobre la pared celular, inhibiendo una serie de enzimas, lo que impide la síntesis de peptidoglucano y la formación de enlaces cruzados necesarios para dar fuerza y rigidez a la pared celular bacteriana. Además, se inhiben la división celular y el crecimiento, y con frecuencia se producen lisis y elongación de las bacterias sensibles; las bacterias que se dividen rápidamente son las más sensibles a la acción de las penicilinas.

La amoxicilina tiene una biodisponibilidad oral del 80%, alcanzando a nivel plasmático máximo al cabo de 1.5 horas. Los alimentos no alteran la absorción. La amoxicilina tiene una biodisponibilidad oral del 80%, alcanzando a nivel plasmático máximo al cabo de 1.5 horas. Los alimentos no alteran la absorción. Puede retrasar ligeramente las concentraciones plasmáticas máximas de amoxicilina, pero en ningún modo alteran la cantidad total absorbida. Es ampliamente distribuida por los tejidos del organismo alcanzando valores elevados en las secreciones bronquiales y bilis. Difunde a través de las barreras placentaria y mamaria, pero muy poco a través de la meningea. Es eliminada mayoritariamente con la orina en forma inalterada. La amoxicilina también es parcialmente excretada por la orina como ácido peniciloico inactivo en cantidades equivalentes al 10-25%. Su semivida de eliminación es de una hora. Pero, llega a ser de 20 horas en pacientes con insuficiencia renal grave. Por eso, tienen que tener especial cuidado las personas mayores porque sus órganos tienen un peor funcionamiento por el deterioro.

Leer más Leer menos

Indicaciones VS malos usos

Está indicada para combatir diferentes infecciones bacterianas.

    - Infecciones otorrinolaringológicas: amigdalitis, otitis media, sinusitis.

    - Infecciones respiratorios inferiores: bronquitis aguda y bronquitis crónica, neumonía bacteriana

    - Infecciones genitourinarias: cistitis y uretritis gonocócica y no gonocócica.

    - Infecciones de piel y tejidos blandos incluyendo infecciones de la herida quirúrgica

    - Infecciones dentales o infecciones bucales

    - Infecciones de vías hepatobiliares

    - Fiebre tifoidea

    - Enfermedad de lyme

    - Infección por helicobacter pylori: junto con otros antibióticos y en asociación con un inhibidor de protones.

La amoxicilina funciona cuando estas infecciones están causadas por gérmenes sensibles a la amoxicilina. Las cepas de los siguientes microrganismos son generalmente sensibles a la acción bactericida de la amoxicilina:

Gram positivos:

    - Aerobios: Enterococcus faecalis, streptococcus pneumoniae, streptococcus pyrogenes, streptococcus viridans,     staphylocuccus aureus, clostridium, corynebacterium, bacillus anthracis, listeria monocytogenes

    - Anaerobio: clostridium

Gram negativos

    - Aerobios: haemophylus influenzae, Escherichia coli, proteus mirabilis, salmonella, shigella, bordetella, brucella,     helicobacter pylori, leptospira, vibrio cholerae

    - Anerobios: fusobacterium spp

Aun así, algunas de estas cepas son productoras de beta-lactamasa; por tanto, no susceptibles a ser tratadas con amoxicilina solas.

Es importantísimo recordar que el antibiótico hace frente únicamente a bacterias sensibles a ese antibiótico y que NUNCA va a combatir un virus. Por eso, nunca podremos curar una gripe u otro virus con un antibiótico. Los virus pueden bajar nuestras defensas y dejar paso a una infección bacteriana, lo que requerirá una toma de antibiótico. Por eso, es importantísimo subir las defensas para que nuestro sistema inmune sea capaz de hacerle frente al virus. Solo debemos tomar antibiótico con prescripción médica. Un uso inadecuado de antibióticos está creando un gran problema: la resistencia a los antibióticos.

Los antibióticos deben ser siempre utilizados bajo prescripción médica. Es importante utilizar el antibiótico solamente cuando lo necesitamos y cuando el médico así lo indique, sino las bacterias pueden crear resistencias hacía el antibiótico. La resistencia a los antibióticos se produce cuando las bacterias mutan en respuesta al uso de estos fármacos. Son las bacterias, y no los seres humanos ni los animales, las que se vuelven resistentes a los antibióticos. Los antibióticos dejan de ser efectivos y no consiguen combatir la bacteria, porque la bacteria muta y se hace más fuerte. Cada persona y cada bacteria debería ser tratada con un antibiótico específico, pero existen unos protocolos y unas pautas a seguir. Está puesto por escrito que antibiótico se debe administrar en cada situación o patología. Por mucho que haya estudios que indican que antibiótico debe administrarse para cada bacteria, los protocolos y reglas son diferentes. Lo ideal sería hacer un antibiograma cada vez que se tiene una infección bacteriana y así dar el antibiótico específico para cada situación y bacteria. Pero, no hay dinero para hacer eso y solo se hacen antibiogramas cuando la toma de antibiótico no funciona en más de una ocasión. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes. La resistencia a los antibióticos hace que se incrementen los costos médicos, que se prolonguen las estancias hospitalarias y que aumente la mortalidad. Cada vez es mayor el número de infecciones -por ejemplo, neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis- cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, pero el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso. La resistencia a los antibióticos puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva.

La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Es necesario que se cambie urgentemente la forma de prescribir y utilizar los antibióticos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, a través del lavado de las manos, la seguridad de las relaciones sexuales y una buena higiene alimentaria. Aun así, la gran parte de la resistencia a los antibióticos es creada por el uso de los antibióticos para el engorde del ganado.

*Veterinaria:

Se hace un grandísimo consumo de antibióticos en los animales para el engorde. La palabra engorde no significada que se utilicen para engordar a las vacas, los cerdos, los pollo… que luego consumimos, sino que hace referencia a los antibióticos que se administran con el pienso y a la dieta al ganado para que no enfermen. Los antibióticos se utilizan para prevenir la infección y se les administra con la dieta aunque no estén infectados. Si enferma, tendrían que darle una dosis más alta de antibiótico y esto supondría una gran pérdida porque tendría que pasar semanas sin ordeñar la vaca… por eso, el antibiótico se da en pequeñas dosis, pero continuamente y esto está admitido por el ministerio de sanidad. A medida que pasan los años la curva ascendente de la dosis de antibióticos y diversidad de antibiótico que se administrada al ganado es mayor. Cada vez se necesita usar más dosis de antibiótico y diferentes antibióticos. La comida bio tampoco se queda exenta de todo esto, no deben engañarnos. A las vacas bio también se les administran antibióticos, aunque tienen más regulada la cantidad y diversidad de los antibióticos. Los veganos también debería tener cuidado, a la tierra y a las plantas también se les echa antibiótico. Todo esto lleva años y años matando la diversidad de la tierra. En los años ochenta, la alimentación vegetal era muchas más rica en probióticos, pero ahora es importante un aporte extra de probióticos para una buena salud intestinal.

*Covid-19 y resistencia bacteriana: es importante un uso prudente de los antibióticos durante la pandemia(AEMPS 27 MAYO 2020)

La prescripción excesiva o inadecuada de antibióticos en el contexto de la pandemia de COVID-19 podría facilitar el desarrollo de bacterias resistentes y reducir la eficacia de futuros tratamientos. (AEMPS 27 MAYO 2020)

Aunque el COVID-19 es una infección vírica, hay pacientes con posible infección bacteriana secundaria en los que debe considerarse la prescripción antibiótica de acuerdo con las recomendaciones del Plan Nacional frente a la Resistencia de Antibióticos (PRAN) (AEMPS 27 MAYO 2020)

*Las medidas adoptadas en el ámbito veterinario para frenar la transmisión del virus incluyen estrategias para la prevención de infecciones como la mejora en la bioseguridad de las explotaciones ganaderas. (AEMPS 27 MAYO 2020)

Además de la resistencia que pueden crear los antibióticos, la toma de ellos también pueden crear otros efectos colaterales. Aun así, es importante recalcar que es de los únicos medicamentos que nos son simplemente sintomáticos. No solo nos mejora los síntomas y nos hace sentir mejor. En este caso, también mata la causa que nos está haciendo daño en nuestro cuerpo, mata la bacteria.


Leer más Leer menos

Efectos secundarios

1. El antibiótico mata la bacteria que nos está haciendo daño para ayudarnos a combatir la infección. Pero, es un antibiótico de amplio espectro y hace frente a cepas de diferentes microorganismos que son beneficiosas y necesarias para el cuerpo humano (la microflora). La microflora, microbiota o flora intestinal es la colectividad de comunidades microbianas que pueblan las superficies mucosas de cada individuo humano. Cada humano alberga unos 100 billones de bacterias de unas 400 especies distintas. La gran biodiversidad de especies dentro del ecosistema intestinal facilita la vida y el desarrollo del conjunto, que incluye no sólo a la microbiota, sino también al anfitrión humano. Más del 95% de la flora vive en el tracto digestivo, principalmente en el colon, donde desempeña importantes funciones sobre la digestión, la producción de algunas vitaminas y la protección contra otros microorganismos que pueden ser perjudiciales.

Los antibióticos dañan SIEMPRE la flora intestinal. Tomar amoxicilina por su mecanismo de acción SIEMPRE va a dañar y desequilibrar la flora intestinal que es fundamental para un buen funcionamiento intestinal, entre muchas otras cosas. Aunque yo no note ningún efecto secundario del medicamento, por su mecanismo de acción va a producir SIEMPRE efectos no deseados aunque no se manifiesten. Los siguientes síntomas secundarios pueden manifestarse o no, según la capacidad de compensación de nuestro cuerpo:

    - Síntomas gastrointestinales: Puede crear nauseas, vómitos y diarrea de carácter ligero y transitorio.

    - Candidiasis: Sobre todo oro faríngea y genital. La cándida crece y vive a nivel intestinal. Se mantiene un     equilibrio entre la microbiota y la cándida en el intestino. Cuando la flora intestinal es sana y el nivel de bacterias     buenas es el adecuado la cándida se mantiene a bajos niveles en el intestino. Pero, cuando el antibiótico nos     mata una gran parte de la flora intestinal y el nivel de cepas bacterianas de nuestro intestino baja , a modo     compensatorio sube el nivel de cándida. La cándida es más libre para empezar a crecer. Habrá un exceso de     nivel de cándida en el intestino. A la cándida le gustan los lugares húmedos y oscuros, por eso, suele ir del     intestino a sitios húmedos y oscuros como a la zona genital o la zona oro faríngea.

El antibiótico debe ser suspendido inmediatamente, en el caso de que el paciente experimente algún episodio de diarrea intensa, acompañada de nauseas, vómitos, fiebre y/o calambres abdominales.

2. Efectos hepáticos: Puede aparecer un moderado ascenso de incremento de los valores de transaminasas. Muy raramente se ha informado de algún caso de hepatitis e ictericia colestática

3. Efectos hematológicos: Raramente se han comunicado casos de leucopenia, (incluyendo neutropenia grave o agranulocitosis), trombopenia reversible y anemia hemolítica. También se ha comunicado raramente alteraciones de la coagulación.

4. Raramente se han comunicado efectos sobre SNC. Estos incluyen la aparición de hiperactividad reversible, agitación, ansiedad, insomnio, confusión, alteraciones de la conducta y /o vértigos. Esto puede presentarse en pacientes con insuficiencia renal o en aquellos pacientes tratados con dosis altas.

Aunque la amoxicilina posee la baja toxicidad característica del grupo de las penicilinas, durante tratamientos prolongados se aconsejan controles periódicos de las funciones renal, hepática y recuento sanguíneo.

Leer más Leer menos

Suplementos

1. Probióticos: Los antibióticos dañan SIEMPRE la flora intestinal. Tomar amoxicilina por su mecanismo de acción SIEMPRE va a dañar y desequilibrar la flora intestinal que es fundamental para un buen funcionamiento intestinal, entre muchas otras cosas. Aunque yo no note ningún efecto secundario del medicamento, por su mecanismo de acción va a producir SIEMPRE efectos no deseados aunque no se manifiesten. Los siguientes síntomas secundarios pueden manifestarse o no, según la capacidad de compensación de nuestro cuerpo, pero siempre va a desequilibrar la flora intestinal. Por eso, SIEMPRE debemos suplementar la toma de antibióticos con probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos -principalmente bacterias− que, administrados en la cantidad adecuada, tienen efectos beneficiosos para la salud. Los probióticos más comúnmente utilizados pertenecen a los grupos de los lactobacilos y las bifidobacterias, y cada uno de estos grupos incluye diferentes tipos de bacterias con funciones distintas; por lo tanto, no todos los probióticos ejercen los mismos efectos. La mayoría contribuyen a mantener una flora microbiana adecuada y a la regeneración de la flora intestinal tras su alteración. Además, actúan frente a los microorganismos dañinos a través de distintas acciones: la preservación de las barreras naturales del tracto digestivo, la producción de sustancias que impiden el crecimiento de los microorganismos nocivos, mantienen una acidez adecuada en el intestino, o compiten por los nutrientes con estos microorganismos (comerá el microorganismo nocivo para nuestra a salud o comerán las bacterias buenos de nuestra flora intestinal). Algunos de los probióticos adecuados para regenerar la flora intestinal son: LACTIBIANE ATB, PEARLS, SYMBIOTIC (este producto tiene también prebióticos (de lo que se alimentan las bacterias buenas)) , SYMBIOFLOR…

2. Desde la farmacia Olaizola, ofrecemos antibióticos naturales a base de aceites esenciales con menor riesgo de crear resistencias y efectos secundarios. Aun así, siempre deberíamos suplementar estos antibióticos con probióticos, por muy naturales que sean también desequilibran la flora intestinal. CÁPSULAS DE ÓRGANO DE PRANAROM con aceites esenciales de orégano, es una solución que ayuda al organismo a hacer frente a agresiones bacterianas. Uso muy recomendable en resfriado, inmunidad débil, catarro, cambio de estación, cambio del calor al frío… tomando estás cápsulas a tiempo podemos evitar la toma del antibiótico. Es, sobre todo, un aliado esencial para mantener la salud de las vías respiratorias altas. Aunque también se utiliza en otro tipo de infecciones como el helicobacter pylori. CAPSULAS CONFORT URINARIO Contiene aceite esencial de menta piperita para el mantenimiento del tracto urinario, aliviando el dolor y reforzando el sistema inmunitario. Puede ser muy bueno para las infecciones de orina.

Leer más Leer menos

Estilo de Vida

La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Es necesario que se cambie urgentemente la forma de prescribir y utilizar los antibióticos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, a través del lavado de las manos, la seguridad de las relaciones sexuales y una buena higiene alimentaria.

Es mejor prevenir que curar. Cuando nos ponemos enfermos, tenemos algún resfriado, gripe o algún otro virus tendemos a tomar un medicamento sintomático que solemos tener en nuestro botiquín de casa. Todos estos medicamentos antigripales, antitérmicos, analgésicos o antiinflamatorios simplemente ayudan a sentirnos mejor, a tener menos dolor, menos inflamación o reducir la fiebre. Pero, no nos cura ni nos trata la causa y además estos medicamentos bajan nuestra defensas. Un porcentaje muy alto de las veces las infecciones al principio suelen ser víricas. Pero, los virus bajan las defensas y los tratamientos sintomáticos que estamos tomando todavía más, Esto implica que para la bacteria sea más fácil infectar la zona y por lo tanto se crean sobreinfecciones bacterianas. Por eso, lo importante es subir las defensas y así evitar la toma de medicamentos. Esto puede hacer con diferentes suplementos como la echinacea, la vitamina C… y con una alimentación rica en vitamina C y zinc. La vitamina C se encuentra sobre todo en frutas y verdura. Pero, el alimento siempre tiene que estar crudo porque al calentarla la vitamina C se destruye. Esto ocurre porque la vitamina C es termolábil. La fruta hay que tomarla entera porque la centrifugación (zumos) rompe la molécula. Además, es mejor tomarla nada más pelarla porque si no se oxida la vitamina C. Podemos ver que una fruta está oxidada cuando cambia de color, por ejemplo cuando mordemos una manzana y al rato se vuelve más marrón (esto quiere decir que la vitamina C ya se ha oxidado). Una forma de saber si una fruta es rica en vitamina C seria el tiempo que pasa en oscurecerse u oxidarse (cuanto menos tiempo pase más rica será en vitamina C). Para que las verduras no pierdan la vitamina C en la cocción deberían tomarse crudas en forma de batidos verde o ensaladas. Los alimentos ricos en zinc son, entre otros, la almendra, el cacahuete, la alubia, el pollo, la avena, el marisco, el garbanzo….Si es invierno o si no hay exposición solar suficiente es importante suplementar nuestra dieta con vitamina D.

Aun así, cuando la infección es bacteriana el médico nos prescribirá un antibiótico. Debemos tomarlo cuando ella o él nos lo indique y en el tiempo que nos ha indicado para evitar resistencias. En estos casos la toma de alimentos probióticos es muy importante. Los alimentos probióticos naturales son lo que han pasado un proceso de fermentación natural. Introducir estos día a día puede ser favolrable para el transito intestinal, el sistema inmune… y, sobre todo, es importante consumirlos con la toma del antibiótico

1. Yogurt: Es importante que contenga probióticos vivos, es decir que no haya sido pasteurizado. La leche de cabra y oveja son más ricas en probióticos que los de vaca. Normalmente, solemos consumir yogures de vaca y la mayoría de yogures del supermercado han sido pasteurizados. Por lo que no nos serviría. Además, mantenerlos en una temperatura óptima es muy importante para mantener vivos los probióticos de los yogures, muchas veces estos mueren de camino a casa.

2. Kéfir: Probablemente te suene, y mucho, y es que es otro de los grandes conocidos dentro del mundo de los probióticos. Es un producto lácteo fermentado por una combinación de bacterias y levaduras. Tiene más probióticos que el yogurt.

3. Queso crudo: El queso elaborado con leche cruda (importante que no haya sido pasteurizada) es una fuente de probióticos vivos. Los quesos de cabra y de oveja tienen más probióticos que el de vaca. La mayoría de quesos crudos del supermercado están hechos a base de leche pasteurizada.

4. Kombucha: La kombucha es una bebida probiótica elaborada a base de té fermentado por una colonia de microorganismos llamada scoby

5. Chucrut: Es uno de los alimentos probióticos más conocidos, se elabora fermentando repollo o col blanca. Es importante que no se haya pasteurizado.

6. Miso: miso es una especie de pasta fermentada de soja, sal y koji (un hongo originario de china que hace la magia de la fermentación). El truco es añadir un poco de esa pasta de miso en la sopa para beneficiarnos de sus propiedades probióticos. Es muy importante que la sopa no llegue a hervir para la supervivencia de los microorganismos probióticos vivos.

7. Microalgas: Son una fuente de nutrientes y probióticos. Algunos ejemplos de estas algas son la espirulina, chorella o el alga kombu.. .Se puede encontrar en polvo o deshidratada para reconstruir con agua. Para introducirlas en nuestra alimentación se pueden añadir en sopas, caldos o ensaladas. En polvo son perfectas para hacer batidos verdes.

8. Aceitunas y encurtidos: han pasado por una fermentación láctea a la acción del vinagre creando probióticos vivos que luego ingerimos y nos ayudan a equilibrar nuestra flora intestianl


Leer más Leer menos
Celia Ruiz de Mendoza Ruiz de Aretxabaleta, número de colegiado: 2471
Uxoa Olaizola de Diego, número de colegiado: 900

Suscríbete y recibe

información de los temas de actualidad en salud, bienestar y las mejores ofertas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y realizar labores analíticas. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.