Melena de león

Según nuestra experiencia en la farmacia, nos lleva funcionando francamente bien en todas las situaciones en las que están irritadas las mucosas intestinales.

Situaciones que cursan con ardor en el esófago, reflujo, mala digestión gástrica, deposiciones líquidas, dolor abdominal, síndrome de intestino irritable, y todas las situaciones en las que los nervios se somatizan a nivel del tubo digestivo.

Este deterioro de la mucosa intestinal, puede deberse principalmente a 3 factores: los medicamentos que lesionan nuestras mucosas, como los antiinflamatorios no esteroides, el estrés, la dieta (harinas, carnes, azúcares..).

Muchos terapeutas recomiendan la toma de pro y prebióticos en muchas patologías del tubo digestivo, pero esto no es suficiente si no hemos recuperado previamente la barrera intestinal. Primero deberíamos centrarnos en recuperar la mucosa donde se asientan todos estos pro y prebióticos.

Este hongo tiene una capacidad para recuperar estas mucosas del estómago e intestino debido a su alto contenido en minerales y electrolitos, aminoácidos esenciales y sustancias bioactivas, actúan de forma muy beneficiosa sobre las mucosas y el tejido nerviosa.

Según nuestra experiencia vemos resultados desde la primera toma.

A nivel intestinal, tenemos la experiencia de que ha respondido muy bien en personas con, colon irritable, deposiciones frecuentes y líquidas en disbiosis intestinal, dolor abdominal, y en sintomatologías asociadas a helicobacter pylori.

También tiene un poder regenerador neuronal.

Hay numerosos estudios que avalan la gran capacidad de regeneración de neuronas dañadas, lo que mejora algunos aspectos de la demencia senil, el Parkinson o el Alzhéimer, y lo hace efectivo para el tratamiento del deterioro cognitiva leve.

¿Como tomarlo?

Tomar una capsula durante 2 meses a las mañanas antes de desayunar

Sin embargo, si optamos por esta opción debemos tener muy en consideración que provenga de producción ecológica certificada por un organismo europeo.

1. Recuperar la mucosa

2. Tomar probióticos y prebióticos

3. Ir a la causa de la enfermedad, porque está la mucosa inflamada.

Leer más Leer menos

Suscríbete y recibe

información de los temas de actualidad en salud, bienestar y las mejores ofertas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y realizar labores analíticas. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.