Síguenos en nuestras redes
Teléfono de contacto

Cómo bajar la tensión arterial

Las personas que sufren de hipertensión o, lo que es lo mismo, de tensión arterial alta corren el peligro de sufrir daños en los vasos sanguíneos cuando el corazón late. Por ello, si ese es tu caso, es importante controlarte y tener un tratamiento que te ayude a bajar esta hipertensión arterial y a quitar los síntomas que la provoca.

Valores en la presión arterial

Pero antes de hablar de los tratamientos para la hipertensión arterial vayamos al principio, ¿sabéis cómo se leen los datos de la tensión arterial? Cuando nos miramos la tensión no dan 2 números, el primero, que es el alto, indica la presión máxima del corazón cuando late y el segundo la presión en las arterias entre latidos. Conocido a que se refiere casa uno de ellos, el siguiente paso es conocer cómo se interpretan estos datos:

  • Presión arterial normal. Por debajo de 120/80 o 12/8 (también se dice así).
  • Presión arterial elevada. Hasta 129/80. En estos casos debemos tener en cuenta que con el paso de los años estos datos suelen ir a peor por lo que hay que vigilarla.
  • Hipertensión: hay de 2 tipos. Hipertensión en etapa 1, que va de 130-139/80-89, e hipertensión en etapa 2 a partir de 140-90.

Causas de la hipertensión

Conocer el origen de una patología nos va a ayudar no solo a tratarla, sino también a controlarla y a prevenirla. Y no es diferente con la hipertensión arterial. Los desencadenantes pueden ser muchos, algunos de los factores de riesgo son:

  • Niveles de estrés elevados. Esto puede suponer momentos puntuales de hipertensión arterial.
  • La presión arterial sube con los años, diversos estudios dicen que la hipertensión es más común en hombres y que las mujeres son más propensas a partir de los 65 años.
  • Otro factor es la raza ya que la presión arterial alta es particularmente común entre las personas con ascendencia africana.
  • La presión arterial alta tiende a ser hereditaria.
  • Afecciones crónicas como las enfermedades renales, la diabetes y la apnea del sueño.
  • En ocasiones, el embarazo hace que la presión arterial sea alta.
  • Personas sedentarias o inactivas. De hecho, puede estar directamente relacionada con el factor anterior.
  • Cuantas más pesas, más sangre necesitas para llevar oxígeno y nutrientes a los tejidos y al haber más, más presión hace falta sobre las paredes arteriales.
  • El abuso de sal está relacionado con la retención de líquidos que a su vez tiene relación con el aumento de la presión arterial.
  • La falta de potasio hace que el sodio no se equilibre en nuestro cuerpo haciendo que haya mucho sodio en la sangre.
  • El consumo del alcohol, por el daño que hace al corazón.
  • Fumar o masticar tabaco eleva la presión arterial, entre otras razones porque los químicos del tabaco dañan el revestimiento de las paredes arteriales estrechándolas.

Tratamiento para la hipertensión

Un buen tratamiento natural que debemos seguir para bajar la tensión arterial es:

  • Aceite esencial de Ylang Ylang de Pranarom: una planta de la zona de India, Java y Filipinas cuyo aroma alivia la hipertensión arterial, principalmente la alta, al calmar y bajar el estrés. A su vez mejora la circulación sanguínea y reduce la tensión en los vasos sanguíneos.
  • Mínimas Advanced de Aboca: un producto 100% natural que ayuda a regular la tensión arterial pero también a controlarla.
  • Dobbel Omega 3 de Moller’s: trabaja para mejorar la salud del corazón y protegerlo, manteniéndolo fuerte.
  • Vitarlic Cardio de Vitae: con extracto de ajo añejado, se ha utilizado tradicionalmente para mejorar la circulación sanguínea a la vez que mantener la actividad del sistema cardiovascular.

Como prevenir la hipertensión arterial

Más que curarla, cuando se produce la hipertensión arterial debemos controlarla y prevenirla y para ello, una buena pregunta sería. ¿qué podemos hacer en nuestro día a día para estar mejor? Las opciones son varias:

  • Regular el estrés: uno de los factores que pueden causar la hipertensión arterial.
  • Consumir ajo: puede ser en las comidas, crudo mejor o en agua de ajo, un preparado que consiste en machacar 1 diente de ajo en 100 mililitros de agua.
  • Zumo de limón en ayunas y a poder ser con pajita. Lo podemos alternar con zumo de apio.
  • Infusiones con propiedades diuréticas: cola de caballo, té verde, té blanco...
  • Alimentos con vitamina C y magnesio para mejorar la elasticidad de las arterias.

Y no nos olvidemos de eliminar aquello que nos hace mal, como el abuso de la sal, el alcohol, el tabaco o el sedentarismo.


Información original basada en el conocimiento y experiencia real en la Farmacia

Jaime Sanza Olaizola, Farmacéutico real de farmacia Olaizola en San Sebastián. 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y realizar labores analíticas. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.