“Tengo picores y creo que son hongos”… ¿Y si se trata de otra patología?

Los hongos vaginales son una de las patologías que más habitualmente nos comunican nuestros clientes. Sin embargo, no podemos evitar tener esta duda: ¿y si se trata de otra patología?

Los hongos vaginales son una de las patologías que más habitualmente nos comunican nuestros clientes. Sin embargo, no podemos evitar tener esta duda: ¿y si se trata de otra patología?

La zona vaginal tiene su propia microbiota, siendo los Lactobacillus los más abundantes. Los problemas vaginales surgen cuando su equilibrio se rompe por un exceso de bacterias o por una contaminación por hongos.

Es muy común confundir los hongos con otras enfermedades vaginales, y por ello eso es MUY IMPORTANTE saber cuál es realmente nuestra patología para para tratarla adecuadamente.

Por nuestra experiencia, los hongos vaginales se confunden habitualmente con las vaginosis bacterianas, así que os vamos a dar unos consejos para que podáis distinguir estas dos patologías.

Los hongos vaginales son una infección vaginal causada generalmente por la Candida Albicans; por eso los llamamos comúnmente candidiasis. Sus síntomas son muy característicos porque además del picor e irritación en la zona, podemos observar un flujo vaginal blanco espeso similar al requesón pero sin apenas olor.

Por el contrario, la vaginosis bacteriana se produce generalmente por la colonización de la bacteria Gardnerella Vaginalis, aunque puede estar causada por otras bacterias. Se diferencia de la candidiasis en que su secreción es más grisácea, y con olor desagradable.

Dicho esto, existen métodos más eficaces para diferenciar ambas patologías:

Desde hace años existen test que funcionan cogiendo una muestra vaginal con un bastoncillo y observando el cambio de color. De esta forma podemos sospechar de qué tipo de infección se trata.

Actualmente estas pruebas han mejorado mucho, y con una simple muestra recogida con un bastoncillo nos realizan un estudio de nuestra microbiota vaginal. Este tipo de test analiza las Candidas, Trichomonas, Gardnerella, Lactobacillus....y numerosas especies más de microorganismos.

Esto es de vital importancia en las infecciones de repetición, ya que muchas veces han sido mal diagnosticadas y en consecuencia incorrectamente tratadas.

Por eso recomendamos no automedicarse. Un autodiagnóstico incorrecto puede conllevar que, además de tratar un problema que no se tiene, se agrave el que realmente se padece al descompensarse todavía más la microbiota vaginal.

Si deseas más información no dudes en contactar con nosotros y desde Farma Olaiz te ayudaremos encantados.

Suscríbete y recibe

información de los temas de actualidad en salud, bienestar y las mejores ofertas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación y realizar labores analíticas. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.